NOTICIAS

EL PRESIDENTE CALDERÓN EN EL LANZAMIENTO DEL PROGRAMA COMPUAPOYO

26/03/2012 - Discurso y video (completo)
El presidente Felipe Calderón hizo el lanzamiento del programa “CompuApoyo”, con el cual pretende apoyar para la compra de una computadora y acceso a internet a más o menos un millón 700 mil hogares adicionales en México.

Muy buenas tardes, amigas y amigos.

Doctor José Enrique Villa, Director General de CONACyT.

Estimados Secretarios.

Señor licenciado Juan Alberto González Esparza, Presidente de la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información.

Señor licenciado Francisco Suárez Mogollón, Director de Relaciones de Walmart México.

Señor licenciado Eugenio Carrión, Director General de Relaciones de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales.

Doctor Mony de Swaan, Presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones.

Señoras y señores:

Me da mucho gusto recibirles a todos ustedes aquí, en Los Pinos, la casa de todos los mexicanos.

Y, particularmente, para hacer un anuncio que sé que le va cambiar la vida para bien a millones de mexicanos, sobre todo, a cientos de miles o millones de estudiantes, de jóvenes.

Se trata de un programa muy importante para reducir la brecha digital, CompuApoyo. Con este programa que hoy lanzamos, el Gobierno Federal le va a ayudar a las familias de menores ingresos del país para comprar una computadora, y para contratar el Internet que necesitan para tener acceso a la tecnología de la información.

Hoy, lo sabemos muy bien, en México existe una brecha que divide a los mexicanos, y que, quizá, es una brecha tan grave y tan preocupante, como la que existía, y todavía existe para muchos, entre las personas que saben leer y escribir, y las que no saben leer ni escribir.

Esta brecha, la brecha del analfabetismo, es comparable con la brecha digital, que es la que se está abriendo y, cada vez más grave, entre las mexicanas y los mexicanos que tienen una computadora y acceso a Internet.

Y con ello, acceso a toda la información y al conocimiento que hay en Internet, y quienes por falta de recursos y capacitación no pueden tener acceso a tales tecnologías. Ésta es la brecha tecnológica.

Por eso me da gusto que este programa de la SCT y de CONACyT, centrado en, precisamente, en cerrar la brecha digital, centrado en dar acceso y financiar el acceso a la tecnología de cientos de miles, millones, quizá, de familias, se pueda lanzar el día de hoy, con el apoyo de todos ustedes.

Es evidente que este problema de brecha digital es algo que no podemos ni debemos soslayar, porque la economía global está avanzando a alta velocidad, y esa velocidad la está marcando la vía digital.

En este Siglo XXI, y lo sabemos, sólo las naciones que logren incorporar a sus habitantes al uso de nuevas tecnologías y, para decirlo claro, al uso de la computación y el Internet van a lograr crecer y van a lograr generar mejores empleos.

Por eso es hora, por eso había que tomar decisiones audaces, para que cada vez más mexicanos tengan una computadora y tengan acceso a Internet.

Hay que decir, amigas y amigos, que en esta, bueno, en la pasada década, en la primera década del siglo, tuvimos algunos avances importantes, tanto en la disponibilidad de computadoras, como en el acceso a Internet a los hogares mexicanos.

Por ejemplo, en el año 2000, sólo el nueve por ciento de las familias tenía una computadora en su casa, sólo nueve por ciento tenía computadora.

Para el 2010, que es el dato más reciente, la proporción subió casi al 30 por ciento; es decir, más que se triplicó, con lo cual implica acceso a 8 y medio millones de familias a la computadora.

Sin embargo, evidentemente que esto es insuficiente, significa que la mayoría de las familias mexicanas, contrariamente, no tienen computadora.

Por otra parte, al inicio de mi Gobierno, se estima que apenas 14 millones de mexicanos, obviamente, muchos de ellos integrantes de esas millones de familias con computadora, se estima que estos 14 millones de mexicanos tenían acceso a Internet.

Hoy se calcula que son ya casi 33 millones de mexicanos, más del doble de lo que había en esa fecha. Sin embargo, sabemos también, por los estudios que se han realizado, que la mayoría de los usuarios se conecta a la red fuera del hogar: es decir, lo hace en la oficina, lo hace en la escuela, en la universidad y lo hace en establecimientos comerciales.

Muchos de ellos, por cierto, los jóvenes, se conectan a través de cafés Internet en el país y muchos más, también, lo hacen a través del Internet incorporado a la telefonía celular.

Todo esto significa un avance, ciertamente, pero evidentemente, un avance insuficiente.

Nos propusimos, y eso lo establecimos como un compromiso en el Plan Nacional de Desarrollo, el reducir la brecha digital, cosa que estamos haciendo, pero ahora tenemos que hacerlo mucho más rápidamente.

Y para ello, es urgente poner las tecnologías de la información al alcance de más familias, al alcance de más jóvenes estudiantes en particular y, sobre todo, aquellos que tienen los menores recursos.

De hecho, también, las encuestas de ingreso-gasto, nos están diciendo que las familias más pobres en México están destinando una proporción cada vez mayor de su gasto a las telecomunicaciones y señaladamente al pago, por ejemplo, de las tarjetas de teléfono; o señaladamente al costo que tienen que sufragar para tener acceso a Internet, concretamente, nuevamente al café Internet o nuevamente el uso de teléfono.

Cómo vamos a hacer, entonces, para empujar, para impulsar el cierre de la brecha digital y cómo hacer para dar un gran paso en el acceso al uso de la computadora y el acceso a Internet.

Eso es, precisamente, el objetivo del programa que hoy anunciamos: CompuApoyo.

Como su nombre lo indica, es un programa para apoyar la compra de computadora y el acceso a Internet.

Cómo vamos a hacerle.

El objetivo del programa, insisto, es llevar computadora y conectividad, estimamos, más o menos, a un millón 700 mil hogares adicionales en México, con un impacto, probablemente, de tres usuarios por hogar, en donde viven, o en consecuencia, más o menos, seis y medio millones de mexicanas y mexicanos. Y queremos hacerlo este mismo año.

Y, para ello, en una primera etapa estamos tomando como plataforma de despegue un esquema crediticio que ya está demostrando su funcionalidad, y que es el crédito del INFONACOT, del Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores.

Así, los trabajadores que tienen ingresos menores a cinco salarios mínimos van a poder comprar con grandes facilidades un equipo de cómputo, puede ser una computadora portátil, puede ser una computadora de escritorio.

No nos hemos metido a decir de qué marca, eso tiene que ser una decisión del consumidor, en ello yo he sido muy insistente. Y pueden, además, contratar Internet, probablemente, a los precios más accesibles, o entre los más accesibles que haya en el mercado, en este momento.

Cómo es esta operación.

Es relativamente sencilla.

Primero. Cómo apoyamos para comprar la computadora.

Primero. El Gobierno Federal, a mi cargo, va a dar un apoyo directo, una transferencia; va a dar un subsidio, va a dar un dinero, va a apoyar con mil pesos para adquirir una computadora, cuyo valor podrá fluctuar desde el más bajo en el mercado, no sé exactamente cuál sea ahora, pero seguramente, incluso, esos precios bajarán, mejorarán, hasta un límite de seis mil 500 pesos el equipo de cómputo.

Puede ser desde dos mil, tres mil, cuatro mil, hasta seis mil 500 pesos el equipo de cómputo. Sé que en las bases, además, se especifican determinadas características tecnológicas para evitar, precisamente, que se vendan equipos de cómputo que no respondan o que no satisfagan los requerimientos de accesibilidad.

Pero, primero, la primera parte de CompuApoyo es dar mil pesos por computadora, por trabajador. Esto significa que estaremos apoyando a las familias con una parte muy importante del valor del equipo.

Pero lo más importante, es que le estamos permitiendo adquirir un bien de consumo duradero que va a fortalecer y acrecentar el patrimonio del hogar, y que van a disfrutar los miembros de la familia y, particularmente, los jóvenes en edad de estudiar, que necesitan la computadora, y que necesitan el Internet.

Segunda parte del apoyo. Es el crédito para comprar una computadora o pagar el resto de la computadora. El INFONACOT va a otorgar crédito de hasta tres mil 500 pesos; es decir, suponiendo, una computadora de cuatro mil 500 pesos, que creo que incluso no es la de las más económicas, el Gobierno va a dar mil pesos gratis, digámoslo así, y va a dar un crédito por los tres mil 500 restantes.

A una tasa, amigas y amigos, esto es muy importante, a una tasa preferencial del 12 por ciento anual; más o menos, 1 por ciento mensual, que seguramente, también, es de las más bajas del mercado.

Para que nos demos una idea de lo que implica esta tasa, que es un componente esencial de CompuApoyo, hay que recordar, por ejemplo, que la tasa promedio de las tarjetas de crédito, con las que también se compran estos equipos, debe andar, aproximadamente, en un 50 por ciento anual.

Esta tasa de 12 por ciento es un componente fundamental para la accesibilidad a la compra del equipo de cómputo.

Y cómo es que vamos a dar este beneficio.

Esta tasa preferencial es posible, gracias a que el Gobierno Federal establece un Fondo de Garantía Inicial de poco más de 200 millones de pesos al INFONACOT, para que pueda prestar a esa tasa.

Hay que recordar que un componente importante de las tasas de interés de los bancos o de crédito del propio INFONACOT, llevan incorporado el riesgo de no pago. Si el acreditado al que se le presta, en general, tiene el riesgo de que un día deje de pagar, eso eleva las tasas. Por eso, curiosamente, a la gente más pobre se le cobran las tasas más altas.

Una empresa que es muy solvente, que tiene mucho poder económico, que tiene poco riesgo de que deje de pagar, se le presta a tasas muy, muy bajas. Por eso es tan difícil darle crédito a la gente más pobre.

Nosotros, ahora, lo que estamos haciendo es un Fondo de Garantía, como lo hemos hecho, por cierto, y con mucho éxito, con las pequeñas y medianas empresas del país, y con muchos otros programas.

Con los créditos, por ejemplo, los créditos para estudiantes de universidades, que nos permite dar esta tasa del 12 por ciento.

Entonces, éste es el Paquete CompuApoyo para la compra de computadoras.

Pero no nos interesa apoyar la compra de computadoras nada más. Nos interesa la accesibilidad a Internet.

Y aquí viene el tercer componente del Programa, o la segunda parte general. Ya una vez subsanados los dos componentes del CompuApoyo para la computadora, viene el apoyo que damos para el Internet.

El Gobierno Federal, también, ha logrado el apoyo de diversos proveedores, con los cuales hemos negociado un precio preferencial para el Internet de Banda Ancha.

Hay paquetes que ustedes los pueden ver en la televisión, que cuestan 250 pesos el Internet, 300 pesos, 180. En fin.

Este paquete preferencial tendrá un costo de 99 pesos mensuales, acceso a Internet de Banda Ancha, que también tiene, tengo entendido, ciertas características técnicas que permitirán un acceso razonable, a una velocidad razonable, al usuario. Es decir, 99 pesos mensuales en contratos que tengan una duración de un año, es parte de la negociación que se ha tenido.

Y esta cantidad, amigas y amigos, es significativamente menor, mucho menor a la que gasta mensualmente una familia en los cafés de Internet.

Hay muchachos que pagan hasta 15 pesos o 20 pesos la hora del servicio de Internet. Suponiendo que pagaran 10 pesos la hora, pueden tener ahora Internet por un mes con lo que les cuesta 10 horas de uso ordinariamente en los cafés Internet, en los más económicos.

Así que, yo quiero felicitar a las empresas participantes y, al mismo tiempo, quiero invitarles a más proveedores de Internet para que se sumen a este programa, que tiene un alto contenido social.

Además, no sólo estamos dando una tasa preferencial para el Internet, sino que también estamos subsidiando parte de Internet; es decir, además de la computadora, además de los mil pesos, además del crédito para la computadora, además de la tasa preferencial para pagar Internet, 99 pesos mensuales, estamos otorgando un apoyo directo, otro subsidio de 300 pesos en la contratación de Internet. Es decir, en ese contrato de un año, el Gobierno Federal va a regalar tres meses de uso gratuito de Internet de Banda Ancha para el usuario.

Así que, para poner un ejemplo de todo lo que he comentado. Si un trabajador, como vimos en el video que se nos pasó, quiere comprar una computadora a su hija y la computadora, de la marca que quieran y, además, veo que tenemos aquí varios proveedores. Hay que pasar a ver cómo anda la competencia.

Esto, hay que decirlo entre paréntesis, que a los fabricantes de computadoras les debe motivar, les debe prender las pilas, para que produzcan computadoras mucho más competitivas, porque evidentemente, éste va a ser un mercado muy, muy importante este año. En fin.

Si esta estudiante de secundaria o preparatoria y su papá deciden comprar una computadora de cuatro mil 500 pesos, y a mí se me hace que ya es una computadora que tiene algunas características adicionales, va a ir, desde luego, al procedimiento que se acaba de establecer.

La quiere, por ejemplo, comprar a 36 meses, el Gobierno Federal le da el apoyo de los mil pesos, con lo cual el costo para el trabajador se reduce a tres mil 500, de esa computadora.

Pero, además, como le estamos dando un crédito de INFONACOT, a una tasa preferencial, lo que tiene que pagar ese trabajador serían únicamente 128 pesos al mes, 128 peses al mes, que es mucho menos de lo que gastan las familias cuando necesitan el servicio de Internet por unas cuantas horas; es decir, en otras palabras, es mucho menos de lo que gastan las familias en la vía de acceso a Internet que tienen ahora en unas cuentas semanas.

Además, también, hay otra facilidad. Si deciden contratar por un año el servicio de Internet, pero quieren pagarlo en mensualidades ese año; es decir, si lo quieren pagar a 18 meses, por ejemplo, nosotros les vamos a dar los 300 pesos para el pago de Internet, con lo cual tendrían que pagar sólo 70 pesos al mes.

Resumiendo, el pago mensual por la computadora, más el Internet sería de 198 pesos mensuales, que es una, ahora sí que, promoción, que creo que no tiene igual en el mercado, por lo menos en México.

Y se trata de menos de 200 pesos al mes, con lo cual nuestras amigas y nuestros amigos trabajadores, van a poder darle una computadora con Internet, una computadora de última generación con conexión de Banda Ancha en su propia casa, a sus hijas e hijos.

Para acceder a estos beneficios, qué tienen que hacer.

Los trabajadores tienen que ir a los establecimientos comerciales que están afiliados a INFONACOT, que son varios miles, muchas tiendas en general, prácticamente la gran mayoría de las tiendas ya tienen su afiliación al INFONACOT, en todo el país.

Desde luego, ahí están prácticamente todas las tiendas de autoservicio, las principales, todas las tiendas departamentales. Desde luego, las distribuidoras de equipos de oficina, como las que vinieron este día a Los Pinos.

En ese lugar, el estudiante o el trabajador pueden escoger la computadora que quiera. El crédito se le va a otorgar sin enganche; no tiene que desembolsar más, a menos que el equipo rebase los cuatro mil 500.

Se le otorga, además, la computadora y el crédito y el subsidio sin enganche, sin aval, y sin garantía. Y si quiere crédito, el plazo puede ir desde seis meses hasta tres años, 36 meses de plazo a una tasa de interés del 12 por ciento.

El descuento, además, se realiza vía nómina, estos menos de 200 pesos al mes, que es una parte mínima realmente del salario de un trabajador.

Algo en lo que hemos sido especialmente cuidadosos, es en definir una serie de características mínimas de la computadora, para que no nos den gato por liebre. Es decir, estamos estableciendo características mínimas en la velocidad del procesador, en la capacidad de almacenamiento de los equipos, en la memoria, así llamada.

Y, por eso, nos aseguramos que las fábricas y las tiendas no quieran meter a CompuApoyo equipos obsoletos, ni modelos viejos. No, no estamos en venta de saldos de equipo que ya no usan. Eso regálenlo a los estudiantes.

Pero queremos computadoras de nueva generación y que sean verdaderamente útiles para los estudiantes, porque nuestros jóvenes merecen computadoras más eficientes y más rápidas, y obviamente, no les vamos a fallar.

Además, hemos puesto como requisito que todos los equipos de cómputo tengan un sistema operativo en español, que tengan un puerto inalámbrico, es decir, conectividad inalámbrica, y que tengan garantía y asistencia técnica, por lo menos por un año.

Por qué.

Porque queremos que todos los jóvenes puedan navegar por la red de manera ágil, de manera eficiente, realizar trámites, conectarse con sus amigos y familiares, chatear, bajar música; obviamente, hacer la tarea, las investigaciones, etcétera, buscar información para trabajos escolares, enviar y recibir mensajes de correo electrónico; es decir, todos los beneficios del acceso a la tecnología de la información, todos los beneficios del acceso a internet.

No tengo duda, amigas y amigos, que éste es un gran programa. CompuApoyo es un gran programa que cumplirá su objetivo de cerrar, en parte, la brecha digital en México, de incrementar sustancialmente el número de mexicanos con computadora e Internet.

Y con ello ganamos todos. Ganan los estudiantes, que no tendrán que ir al café-Internet o a la calle o a la escuela, a tener acceso, a esperar a que haya una computadora disponible en la biblioteca, etcétera, tendrán en casa una herramienta clave para despegar todo su potencial.

Ganan los profesionistas, gente que trabaja independientemente, que podrá hacer trabajos desde su casa por computadora e Internet. Es un perfil nuevo de la demanda del mercado laboral.

Ganan, también, los papás, ganamos los padres de familia al dar a los hijos una herramienta básica para el desarrollo y, también, al ahorrarse mucho dinero. Terminan siendo cientos de pesos, que representan las tarifas de los cafés-Internet.

Gana la familia entera al poder acceder a Internet para obtener información sobre bienes, servicios, precios, lugares de descanso, cines, etcétera, etcétera. Eso, también, permite cuidar la economía de la familia.

Ganan los ciudadanos y gana la sociedad, porque ampliamos la cobertura de Internet en México de una manera muy, muy importante.

Gana todo México al cerrar, no sólo la brecha digital, que divide a los mexicanos, sino, también, la brecha que existe entre México y otros países que están mucho más avanzados que nosotros.

Sé que eso no es lo único que hay que hacer. Sé que hay que poner más competencia en los proveedores de Internet en el país. Sé que hay que hacer que esa competencia le dé a los usuarios mucho mejor servicio y mucho mayor capacidad en la Banda Ancha.

Sé que hay que, también, poner a disposición de las empresas y los usuarios más frecuencias, más bandas que puedan proveer Internet. Eso está contenido, precisamente, en los 10 puntos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para cerrar la brecha digital.

Sé que tenemos que conectar a más centros de estudio y desarrollo, y más universidades a Internet de alta velocidad. Eso es un programa que está impulsando fuertemente, también, el CONACyT.

Sé que tenemos mucho qué hacer. Pero, por lo pronto, hoy hacemos esto, y bien importante: financiar las computadoras y el Internet para los jóvenes de las familias más pobres de México.

Amigas y amigos:

Termino diciendo que CompuApoyo es una herramienta que nos permite darle a los jóvenes un instrumento fundamental para ampliar su horizonte de aprendizaje, y para que puedan desarrollarse en condiciones competitivas con otros jóvenes del mundo.

Es apostar, además, por el espíritu libre y creativo de nuestros jóvenes. Es apostarle a la sed de conocimiento, sin frontera, que sólo puede satisfacer la tecnología del Siglo XXI. Es apostarle a la búsqueda permanente de claves para transformar la realidad.

CompuApoyo es fortalecer a las familias que más lo necesitan, para que no se queden marginadas en pleno Siglo XXI, el Siglo de la Información, por falta de dinero. Es ayudarles para que sus hijos no se queden atrás. Es abrir la puerta a más posibilidades de bienestar y de progreso.

Y aquí, con más escuelas, como las que estamos haciendo; con más becas, como las que estamos dando; y ahora con apoyos sin precedentes para adquirir computadoras y tener acceso a Internet, el Gobierno redobla su apuesta en favor de las y de los estudiantes de México.

Finalmente quiero decir, y esto es un anuncio importante, que las computadoras van a poder adquirirse a partir de la próxima semana. Por lo pronto, hoy tenemos que correr los plazos que marca la Comisión de Mejora Regulatoria y otras.

Quiero, además, invitar, no sólo a que sea INFONACOT, sino también, a los bancos, que se sumen para dar crédito con estas facilidades, a las empresas proveedoras de Internet, a las empresas de telecomunicaciones a que le entren a hacer más grande y más fuerte este Programa de CompuApoyo.

Y también, a todos los trabajadores formales que ganen menos de cinco salarios mínimos, a que acudan a las oficinas del INFONACOT, a tramitar su ayuda y su crédito del Programa CompuApoyo, lo pueden hacer esta semana.

Quienes todavía no estén afiliados al INFONACOT, vayan a los centros de INFONACOT que se les dé toda la información, que se las den en la empresa donde laboran y que se afilien.

Y de veras, a los jóvenes de México, los invito a que se apropien de este Programa, a que adquieran su computadora, a que aprovechen CompuApoyo al máximo y que con su computadora y acceso a Internet, tomen verdaderamente las riendas de su libertad y su destino.

Muchísimas gracias.

« Regresar

COMENTARIOS DE FACEBOOK